Arganzuela: distrito cultural de Madrid

Excelentes noticias para los vecinos de Arganzuela que llevan años reclamando el uso público de los terrenos de RENFE situados en las inmediaciones del museo del Ferrocarril. Ayuntamiento, INAEM y ADIF acaban de firmar un protocolo encaminado a que sobre ellos se construya la sede permanente de la Compañía Nacional de Danza y del Ballet Nacional de España, además de otras dotaciones educativas y culturales. 
Por Ayalga Astur
firma

Durante años, estos terrenos (57.000 metros cuadrados situados entre el Museo del Ferrocarril y el parque Enrique Tierno Galván) han sido objeto de quejas vecinales que denunciaban su estado de abandono. Ahora, las tres instituciones firmantes del protocolo han mostrado su deseo de que el entorno de la antigua estación de Delicias sirva para dotar a Madrid de nuevos equipamientos de carácter cultural y educativo, dando respuesta a las necesidades de los vecinos. Además, han resaltado que se trata de una oportunidad para poner en valor el patrimonio histórico industrial de la capital, siendo Arganzuela uno de los máximos exponentes de este tipo de patrimonio.

El protocolo ha sido firmado por el delegado de Área de Gobierno de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo del Olmo; la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera Posada y la directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), Amaya de Miguel Toral.

José Manuel Calvo ha recordado durante el acto que la recuperación de estos terrenos para el uso público es una reclamación histórica de las asociaciones vecinales, con las que el Ayuntamiento ha mantenido diversas reuniones en los últimos años. Además, ha destacado la importancia de la cooperación entre instituciones, independientemente de las diferencias políticas entre quienes estén al frente de las mismas, con el fin de que el interés general de la ciudadanía siempre esté por encima.

Pardo de Vera ha incidido en la importancia de la colaboración entre instituciones y ha mostrado su deseo de que parte de estos terrenos sirvan también para ampliar el Museo del Ferrocarril hasta convertirlo en un Museo de la Movilidad. En cuanto al INAEM, de Miguel manifestó que Arganzuela podría ser el lugar idóneo para la sede estable de la Compañía Nacional de Danza y del Ballet Nacional de España, lo que les permitiría no sólo desarrollar allí una programación continua, sino ofrecer a diferentes compañías internacionales, la posibilidad de exhibir allí sus espectáculos lo que redundaría en ampliar la oferta de espectáculos de danza en Madrid.

Anuncios

ESTAMOS EN HUELGA. PARAMOS PARA AVANZAR

Nuestra bandera: España SÍ. Corrupción NO

españa si usar esta(Ayalga Astur) Los compas del Círculo de Arganzuela hemos salido a la calle con nuestras propias banderas para colgar en el balcón. Frente a los que las usan para atacar a otros, empleen la bandera que empleen, nosotros queremos hacer frente a los que nos están robando y usan las banderas para esconderse.

Por esta razón, junto a nuestras banderas anticorrupcción hemos repartido un folleto en el que explicábamos cuál es la posición real (no la manipulada en los medios de comunicación) de Podemos frente al problema con Cataluña y aún más importante, cómo queremos afrontar la reforma de la Constitución de manera que sea más de todos que nunca y que nos permita afianzar una España mejor.

 

Volver a mirarnos para conocer el país que somos y lograr nuevos acuerdos entre todos que cimienten una España mejor.

Podemos estuvo en contra desde el primer momento de la declaración unilateral de independencia por considerarla ilegítima. Las fuerzas políticas partidarias de la independencia obtuvieron el 47,8% de los votos (algo más de un tercio del censo electoral) en las elecciones de septiembre de 2015. Ese resultado, muy superior al del bloque monárquico (C’s[PSC/PSOE]-PP) y al nuestro, les da todo el derecho a gobernar Catalunya, pero no a declarar la independencia.

Podemos se opuso a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, oposición que mantiene tras su aplicación. La suspensión del autogobierno de Catalunya ha hecho saltar por los aires uno de los pactos cruciales de la Transición y es un ataque a los fundamentos mismos de la democracia española.

El diálogo sin condiciones que reclama la mayoría de la sociedad catalana y de la sociedad española (como señalan varias encuestas) es incompatible con una situación de administración colonial de Catalunya. El Govern elegido en las urnas ha sido sustituido por otro, con Rajoy, Zoido y Montoro a la cabeza, que está controlado solamente por el Senado, el cual está dominado por el PP con mayoría absoluta, gracias a una ley electoral antidemocrática y absurda que permite que el PP obtenga el 60% de los senadores con sólo el 30% de los votos.

Defendemos desde hace años un referéndum legal y pactado que, de haberse llevado a cabo ya, hubiera evitado la situación de fractura territorial en la que nos encontramos. Un referéndum legal y pactado, además de ser una solución democrática, es la única solución que puede asegurar que Catalunya siga formando parte de España.

Cuando el PP forzó que el Tribunal Constitucional hiciera saltar por los aires el Estatut (aprobado en el Parlament, en el Congreso de los Diputados y por el pueblo catalán en referéndum), también hizo saltar por los aires buena parte de las bases del pacto territorial que había hecho viable España. Si el PP hubiera respetado la voluntad popular de Catalunya, como hizo con la voluntad popular de Andalucía, hoy ni siquiera sería necesario hacer un referéndum en Catalunya.

Queremos más que sólo un referéndum catalán, queremos que toda España participe y vote en un proceso constituyente

En cualquier caso, el referéndum no debería limitarse a dos opciones, independencia o no independencia. La opción más deseada en Catalunya según las encuestas sería un nuevo encaje constitucional que reconociera a Catalunya como nación y profundizara su autogobierno. Pensamos que la ciudadanía catalana tiene derecho a elegir también esta opción, al margen de las otras dos opciones: la independentista y la continuista.

De igual forma, consideramos que todos los españoles tienen derecho a decidir sobre el país que quieren a través de un proceso constituyente que permita debatir no sólo sobre el encaje territorial, sino también sobre cómo actuar como país frente a la corrupción arraigada en las más altas instituciones del estado, la creciente brecha social (de clase, generacional, de género, rural-urbana) o la subordinación a las instituciones europeas en materia económica.

España atraviesa una fuerte crisis económica, política y social que, sin embargo, puede ser la oportunidad para sentar los cimientos de un país mejor pero esto solo será posible si dejamos de enfrentarnos entre nosotros, nos mirarnos los unos a los otros y hacemos el esfuerzo de comprendernos.

Volver a mirarnos para darnos cuenta de que el problema sólo lo podemos resolver juntos, alcanzando nuevos acuerdos adecuados a la España que somos y que nos ayuden a lograr la España que queremos ser.